Según un estudio británico reciente, remojar las papas en agua antes de freírlas reduce la formación de acrilamida, un carcinógeno sospechado.
Según la información de respaldo del estudio, la acrilamida se crea cuando los alimentos ricos en almidón se cocinan a altas temperaturas, por ejemplo al freírlos, hornearlos, prepararlos a la parrilla o asarlos. Algunas investigaciones han sugerido que la acrilamida, que se encuentra en una amplia variedad de alimentos, podría ser perjudicial para la salud y causar cáncer en animales.


En este estudio, los investigadores hallaron que sólo con remojar las papas antes de freírlas se puede reducir significativamente la formación de acrilamida y cualquier riesgo para la salud que implique.
Los investigadores probaron con tres métodos distintos. Lavaron papas a la francesas crudas, las remojaron durante treinta minutos y las remojaron durante dos horas. Esto redujo los niveles de acrilamida en hasta 23, 38 y 48 por ciento respectivamente, pero sólo si las papas se freían a un color claro.
Según los investigadores, no está claro si las mismas reducciones se podrían lograr si las papas a la francesa se cocinan hasta alcanzar un color marrón profundo.
“Se han hecho varias investigaciones en la industria alimentaria para reducir la acrilamida en los productos, pero menos en alimentos cocinados en casa. Queríamos explorar maneras de reducir el nivel de acrilamida en la cocina hogareña”, aseguró en una declaración preparada Rachel Burch, líder del equipo, de Leatherhead Food International.
HealthDay News/Dr. Tango