El equipo de Nissen informó que descubrió que Avandia eleva el riesgo de muerte cardíaca un 64 por ciento y el peligro de padecer un ataque al corazón un 43 por ciento.
Un nuevo estudio halló que los medicamentos contra la diabetes que buscan ayudar a los pacientes a vivir más y mejor en realidad aumentan las posibilidades de muerte, en este caso por ataques cardíacos y otras causas.


La noticia, publicada en New England Journal of Medicine, generó reclamos de grupos de consumidores, expertos en cardiología y el propio Congreso, ya que algunos cuestionan la seguridad de todos los fármacos de esa clase luego de estudios que mostraron efectos adversos hepáticos, cardíacos y óseos.
Avandia, fabricado por GlaxoSmithKline, es un medicamento de la clase llamada tiazolidinedionas o glitazonas. Este tipo de medicación afecta a un gen llamado PPAR-gamma y ayuda al cuerpo a emplear la insulina con mayor eficacia.
Sin embargo, esta clase de medicamentos tienen efectos más amplios, señaló el doctor Steven Nissen, jefe de Medicina Cardiovascular de la Clínica Cleveland, en Ohio. Reuters