Según la organización británica Relate, que provee asesoría psicológica en relaciones de pareja y terapia sexual, existe amplia documentación científica para demostrar los beneficios de besar a otra persona.
Por ejemplo, estimula la parte del cerebro que libera oxitocina en el torrente sanguíneo, creando una sensación de bienestar. La oxitocina, hormona que influye en funciones básicas como el enamoramiento, orgasmo, parto y amamantamiento, está asociada con la afectividad, la ternura y el acto de tocar.


Y los besos verdaderamente apasionados provocan la liberación de adrenalina en la sangre, lo que aumenta el ritmo cardíaco, la tensión arterial y el nivel de glucosa en la sangre.
Las deudas emocionales
La sexóloga británica Denise Knowles es una ferviente partidaria de que las parejas se besen y no sólo junten los labios, como un acto reflejo que no envuelve emociones.
“Es fácil que las parejas se olviden de besarse, pero es una manera muy efectiva de compartir intimidad”, declara Knowles.
“Se pone mucho énfasis en tener muy buenas relaciones sexuales y muchos se olvidan de que un simple beso es una fácil manera de mantener el contacto”.
Knowles dice que la gente presta atención el pago de las tarjetas de crédito, pero que a veces se olvida de cancelar las deudas emocionales que están pendientes.
Cortesía BBC Mundo