Alimentos que ayudan a combatir la gripe y el resfriado, entre los que destacan la Sopa de Pollo o lo que yo siempre he tomado desde niño, el te de ajo con miel y limon.

Sopa de pollo

Hace 800 años el médico egipcio Maimónides ya recomendaba este caldo, que estimula el goteo nasal y reduce el tiempo que los virus del resfriado pasan dentro de la nariz.


Canela
La canela se ha usado a través de los siglos para prevenir la infección y promover la buena circulación. El herborista alemán del siglo 12, Hildegard de Bingen, la recomendaba como el remedio universal para combatir la sinusitis.

Ajo

Este bulbo tiene una larga tradición en la lucha contra los catarros, al fortalecer el sistema inmunitario, y protegernos contra el virus gripal al estimular la producción de anticuerpos.

Jengibre

Investigadores de la Universidad de Nebraska han encontrado que el jengibre está repleto de sustancias que combaten los virus, y en especial, el virus del resfriado.

 

 

Cereal cocido

Los cereales de grano integral, como la avena, son ricos en vitaminas y minerales como el zinc y la vitamina E que ayudan a fortalecer el sistema inmune del cuerpo.

 

 

Chiles

Las comidas picantes, como las aderezadas con guindilla, curry y chiles, hacen más fluida la mucosidad, lo que ayuda a descongestionar la nariz y aumentar la expectoración.

 

 

Nueces

No solamente son una fuente magnífica de zinc y vitamina E, sino que las nueces son ricas en selenio, un mineral que previene la inflamación de los pulmones.

 

 

Fresas

Las fresas contienen más vitamina C por caloría que ninguna otra fruta en el mercado, aun más que las naranjas.

 

 

Té con miel y limón

Además de ayudar a calmar el dolor de garganta y aliviar la congestión nasal, el caliente también proporciona dosis altas de antioxidantes anti-inflamatorios y agentes antivirales. La miel es famosa por promover igualmente la salud por estar llena de antioxidantes protectores, y el limón por su alto contenido de vitamina C.

 

Yogur

Como mínimo dos o tres veces a la semana es bueno tomar un yogur con cultivos activos: sus bacterias colonizan el intestino e impiden que lo invadan los microorganismos perjudiciales.