Las sábanas juegan una parte integral e íntima en nuestras vidas. Dormimos con ellas todas las noches.
Como todo, las sábanas se ensucian. Sin embargo, las suciedad no siempre es aparente. No es como con lo ropa, donde si ves una mancha sabes que es hora de lavarlo. No, la suciedad de las sábanas es más sutil y potencialmente más preocupante.
sabanas


Con el tiempo, las células muertas de tu piel se acumulan en las sábanas. En principio esto no parece tan alarmante, pero la situación empeora. Las células muertas son la comida favorita de los ácaros, que tras alimentarse de ellas, proceden a defecar.
Los excrementos de estos organismos pueden causar reacciones alérgicas y efectos como tos, goteo nasal y picor en los ojos, entre otros. También es común encontrar esporas fúngicas, polvo y pelusa, que pueden exacerbar las alergias después de inhalarlos durante varias horas.
Por eso lava las sábanas cada semana, esto asegura que estás eliminado lo que se acumula. En segundo lugar, también es buena idea comprar fundas para tu colchón y tus almohadas, que servirán como una barrera contra la suciedad a largo plazo.
Via: Gizmodo