A partir de una variedad del girasol, la industria farmacéutica podría contar pronto con una potente y accesible arma contra el sida.

Una sustancia vegetal podría revolucionar la industria farmacéutica dotándola de una nueva y poderosa arma en el tratamiento contra el sida. Se trata de un antiviral producido a partir de una de las 49 variedades del girasol, que es obtenido a través de un proceso biológico que se encuentra todavía en fase de prueba.


Dicha variedad de girasol, resistente al invierno, podría ofrecer una alternativa en la prevención del sida, ya que produce una sustancia antiviral conocida como DCQA, que inhibe la reproducción del virus HIV en cultivos de células. Investigadores de la Universidad de Bonn y el Centro Europeo de Estudios Avanzados e Investigación (CAESAR), encontraron que el llamado ácido dicafenoiquínico (DCQA), puede ser obtenido a través de un proceso biologico.

“La novedad es que con el proceso que hemos desarrollado, la sustancia puede ser producida a un costo considerablemente más reducido, una fracción de lo que cuesta ahora”

Girasoles Contra el SIDA