Un nuevo tratamiento mensual contra la artritis reumatoidea logró detener la enfermedad en la mitad de los pacientes que lo probaron.
El fármaco, que se aplica con una inyección, es una combinación del anticuerpo tocilizumab junto con un tratamiento ya existente: el metotrexato.

Los resultados de las pruebas clínicas del medicamento, que será vendido con el nombre comercial RoActemra por los laboratorios Roche, fueron presentados en la reunión anual del Colegio Estadounidense de Reumatología.
Pero todavía falta que las autoridades regulatorias de Estados Unidos y Europa emitan la aprobación para su venta.
La artritis reumatoidea es una enfermedad autoinmunitaria en la que el organismo ataca a sus propias articulaciones provocando su inflamación y la de tejidos circundantes.
Hasta ahora no existe ningún tratamiento que logre revertir el daño causado por la enfermedad.
Pero los resultados de las pruebas clínicas de la nueva combinación de fármacos muestran que éstos pueden lograr una remisión al frenar la progresión de la enfermedad.
Via BBC