Pero es un hecho que el kiwi es una maravilla natural, pues es considerada la fruta nutritiva más densa. Un estudio dirigido por el doctor Paul Lachance de la Universidad de Rutgers, evaluó el poder nutritivo de las frutas para determinar las que proveen más valor y encontró que entre las 27 que ofrecen la nutrición más densa, el kiwi verde tiene casi el doble de vitamina C que la naranja y el kiwi dorado tiene más del doble que la naranja. La vitamina C ayuda a sanar heridas y la absorción del hierro, y conserva huesos, vasos sanguíneos y dientes.
También supera al plátano como fruta de poco sodio y mayor nivel de potasio. Un plátano promedio tiene alrededor de 370 miligramos de potasio, mientras que una porción de kiwi contiene en promedio más de 450 miligramos.


Es una buena fuente de vitamina E baja en grasas, tiene en realidad el doble de la vitamina E de un aguacate, pero tiene apenas 60 por ciento de sus calorías.
La vitamina E es un potente antioxidante y puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón y algunas formas de cáncer.
Es especialmente rico en luteína, antioxidante que puede reducir el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad avanzada, incluso, está por encima de las espinacas y las demás frutas y verduras, excepto el maíz amarillo.
Es una excelente fuente de fibra dietética, con formas tanto solubles como insolubles, provee más que una porción de copos de salvado y cuatro veces más que una taza de apio picado.
Parece ser que la fibra soluble desempeña una función protectora en enfermedades del corazón y diabetes, mientras que la fibra insoluble ayuda a evitar estreñimiento, diverticulitis y hemorroides.
Además del potasio, hay cuatro minerales contenidos en el kiwi que tienen una densidad nutrimental de uno o más. Estos son: calcio, hierro, magnesio y cobre. El Universal