La música clásica puede surtir un efecto positivo contra el dolor, en especial el de origen reumático, afirma el especialista austríaco Guenther Bernatzky, director de un proyecto científico en la Universidad de Salzburgo.
” La música ayuda contra la gota”, sostuvo ya en 1773 el médico Petrus van Swieten, recuerda el experto que expuso su teoría, confirmada por estudios prácticos, en un congreso farmacéutico que se celebra hasta el 10 de marzo en Saalfelden, en el estado federado de Salzburgo.


El científico examinó a 65 pacientes que sufrían dolor de espalda y recomendó a 32 de ellos que todas las noches escucharan música relajante durante 25 minutos, mientras que el grupo de control de las demás 33 personas tan sólo recibió las terapias de rehabilitación habituales.
Todos los pacientes debían indicar el grado de dolor que sufrían en una gama de 10 a 0 puntos, y en los que habían recibido terapia musical las quejas bajaron en tres semanas de 6.5 a 3.5 puntos, mientras que en el grupo de comparación se redujeron tan sólo de 5.9 a 5.3.
También mejoraron considerablemente los trastornos del sueño que habían padecido parte de los que escuchaban música.
Según expuso el jefe del estudio, hay resultados parecidos de estudios anteriores en pacientes de hospital sometidos a una intervención quirúrgica a los que se hizo escuchar música durante el transporte al quirófano e inmediatamente antes de la operación.
En esos pacientes, la duración de la estancia en el hospital disminuyó en cuatro a cinco días y los gastos por medicamentos se redujeron en un 50%.
Pero, igual que un fármaco, la música como medicamento precisa la dosificación adecuada, y hay que reparar en los efectos secundarios, por lo que se distingue entre pacientes que necesitan música que relaja y otros casos en los que se debe activarlos, añade el experto.
Así, la música que relaja ayuda contra el dolor y el miedo, mientras que los enfermos de Parkinson deben ser activados, y después de haber oído la Marcha de Radetzky de Johann Strauss padre durante veinte minutos, su motricidad fina aumentó notablemente. EFE
Notas relacionadas:
Musica Relajante