Usted puede no estar familiarizado con el término “rotavirus” y “gastroenteritis por rotavirus”, pero usted probablemente ha conocido niños que han experimentado esta potencialmente seria y altamente contagiosa enfermedad. La gastroenteritis por rotavirus es impredecible, y no hay forma certera de saber cuál de los niños infectados presentará un caso severo.
El rotavirus infecta con mayor frecuencia a bebés y niños pequeños. Casi todos los niños son infectados con rotavirus en los primeros años de su vida, cuando se encuentran especialmente en riesgo de enfermedad. La mayoría de los niños en todo el mundo se han infectado a los 5 años de edad


La gastroenteritis por rotavirus es la causa principal de diarrea severa y deshidratación en bebés y niños pequeños Es tan infecciosa que puede sobrevivir por largos períodos de tiempo sobre juguetes y superficies comunes encontradas en la mayoría de los hogares. El rotavirus es relativamente resistente a la mayoría de los jabones y desinfectantes; por lo tanto, prevenir la exposición de su niño puede ser difícil.
Saber que el rotavirus es común, es un pobre consuelo cuando su hijo ha enfermado por rotavirus. La enfermedad, que puede darse de forma inesperada, puede causar síntomas como 5:

  • Diarrea severa
  • Vómito
  • Fiebre

Estos síntomas pueden provocar rápidamente deshidratación (es decir, pérdida de líquidos corporales), que puede amenazar la vida.

Es importante reconocer los síntomas del rotavirus rápidamente para ayudar a prevenir la deshidratación, que en los casos más severos puede causar disminución del volumen sanguíneo y disminución de la presión arterial. Su niño podría tener más de 20 deposiciones diarreicas o episodios de vómito en un período de 24 horas. En casos severos su niño puede tener diarrea por hasta 9 días.
Si su niño muestra signos de infección por rotavirus llame inmediatamente a su médico.