La insulina, una hormona que regula los niveles del azúcar en la sangre, puede ayudar significativamente a la cura de las heridas si se aplica directamente, anunciaron hoy científicos de EU.
Este descubrimiento puede ser de mucha utilidad para los pacientes de diabetes, dijeron los autores del estudio, un grupo de investigadores de la Universidad de California, en Riverside.


Informaron en un comunicado que en sus ensayos en laboratorio descubrieron que si la insulina se pone directamente en la lesión, se experimenta una mejora notable en el proceso de recuperación.
Explicaron que con la insulina, las heridas en la piel de ratas utilizadas en los experimentos cicatrizaron las células de la epidermis y de la dermis de forma más rápida.