Para muchas personas, la navidad no es motivo de alegría ni felicidad, desgraciadamente experimentan profunda tristeza en esta época del año y van por la vida resistiéndose a todo adorno navideño, criticando la fiesta y a todos los que la disfrutan.
Si te son familiares apodos como “aguafiestas”, “amargada” o “El Grinch” y tratas de acabar con el espíritu navideño a como de lugar; si te sientes deprimida, triste y sola, puedes ser que poseas el “Trastorno afectivo estacional”, en otras palabras “depresión navideña”.


Este trastorno es más común de lo que crees y se caracteriza por: apatía, deseo de estar solo, no querer formar parte de algún grupo social y evitar a toda costa salir.
Los motivos son variados; algunas personas no les gusta la navidad porque extrañan las reuniones familiares que hacían años atrás, la tradicional cena y el intercambio de regalos; porque experimentan alguna situación de duelo por la pérdida de un ser querido o porque rompieron con su pareja; incluso hay personas que sienten que la hipocresía abunda en esta época del año cuando en los demás días domina la indiferencia; por frustración producto de la infancia al no recibir el regalo deseado, lo que causa en las personas pesimismo ante las fiestas; sin embargo el principal motivo sigue siendo la soledad.
Cada persona decide cómo quiere pasar la navidad, y sólo tú sabes si no quieres que “El Grinch” que llevas dentro no te gane esta vez. Elige sonreírle a la vida, siempre hay una razón para hacerlo.
Combate el sentimiento:
1. Recuerda que no estás sola, observa a tu alrededor, siempre hay alguien que te necesita y que desea estar contigo.
2. Si tienes mucho tiempo libre, busca algo contractivo qué hacer, da un poco de ti a los que te necesitan, puedes trabajar como voluntario, por ejemplo.
3. Aunque no lo creas, los días nublados y fríos hacen que decaiga el ánimo, aprovecha los días soleados, si es posible toma el sol entre 10 y 15 minutos diarios.
4. Come alimentos saludables, que te llenen de energía y evita excederte en la comida y la bebida, por que sólo te harán sentir peor.
5. Deja atrás el pasado, no te quedes pensando en esos días y en lo que pudo ser. El futuro siempre es prometedor, piensa en todo lo que te espera.
6. La vida está llena de cambios y cada temporada es diferente y trae algo nuevo; piensa en lo monótono que sería si cada año fuera igual.
7. No compares, ni te compares, busca lo mejor del momento y lo mejor de ti.
8. Expresa lo que sientes, busca la forma de decirlo. Habla con tu familia, amigos, hasta puedes recurrir a un consejero o a un sacerdote de tu religion.