Científicos británicos y estadounidenses han identificado la variante genética que podría originar la artritis reumatoide, publica hoy la revista científica británica “Nature Genetics”. El descubrimiento del nuevo vínculo entre el gen y la dolencia puede conducir a un mejor conocimiento de la enfermedad y aportar pistas para desarrollar posibles tratamientos, según los investigadores de ambos estudios, dirigidos por Jane Worthington y Robert Plenge, de la Universidad de Manchester y del Broad Institute del Massachusetts Institute of Technology (MIT), respectivamente.
La artritis reumatoide es una dolencia autoinmune degenerativa que afecta a cerca de 4,5 millones de personas en Europa y que provoca fuertes dolores, inflamación de las articulaciones, erosión en los huesos y pérdida de movilidad.


Aunque los reumatólogos cuentan con un arsenal de medicamentos que permiten controlar la progresión de la enfermedad, aún no existe ningún tratamiento curativo.
Hasta ahora, los científicos habían identificado dos genes que explican la mitad de la predisposición genética de una persona a desarrollar la artritis.
Los estudios publicados hoy revelan que la nueva variante genética, descubierta en la región del cromosoma 6, podría influir en el comportamiento del gen TNFAIP3, próximo a ella y conocido por su función en los procesos inflamatorios.
El estudio realizado por los británicos comparó los perfiles genéticos de 5 mil afectados de artritis reumatoide con 3 mil patrones de comparación.
“La validación de esta asociación (entre la variante y el gen TNFAIP3) nos lleva a un paso más cerca de entender los factores genéticos causantes de esta enfermedad”, que afecta un 1 por ciento de la población adulta, afirma Worthington.
Según los científicos, la variante genética descubierta podría predecir en un futuro qué pacientes desarrollarán la artritis y cómo será de dolorosa.
EFE – fllq