Un equipo de expertos chinos anunció recientemente haber hallado pruebas de los efectos inhibitorios del ajo sobre las células cancerígenas. Según un reciente reportaje del Diario de Ciencia y Tecnología, los científicos descubrieron que el ajo puede estruir las células cancerígenas del estómago. El estudio fue realizado por expertos de la Academia de Ciencias de China, la Universidad de Beijing y el Instituto Investigador de Prevención y Tratamiento del Tumor de Beijing.


El cáncer figura como la causa principal de muerte en China. Las estadísticas oficiales muestran que actualmente 1.5 millones de personas mueren cada año por esta enfermedad, cifra que duplica los 700,000 casos anuales registrados durante los años setenta. Sólo ocho tipos de cáncer (entre los que se incluyen el cáncer de pulmón, el de estómago y el de hígado) causaron la muerte de más del 80 por ciento de los pacientes oncológicos, según el Programa Nacional de Prevención y Control del Cáncer 2004-2010.