Todo hogar, centro de trabajo, escuela o coche debe contar contar con un botiquín, ante una emergencia propia o de un vecino o empleado, se podrán reducir los daños o salvar una vida.


Un botiquín debe contener material de curación y medicamentos que no tengan riesgo para las personas, sin embargo siempre debe preguntarse antes de administrarlos sobre una posible alergia o reacción negativa ante cualquier medicina o sustancia.
Es importante que el botiquín no esté al alcance de los niños, se conserve en lugar fresco y que con frecuencia, sea revisada la fecha de caducidad de los medicamentos para suplirlos en caso necesario.
Para atender una emergencia, el botiquín debe contar con:
– Directorio de un médico cercano, Cruz Roja, ambulancias y servicios de salud.
– Alcohol.
– Merthiolate.
– Tela adhesiva o micropore.
– Algodón.
– Agua oxigenada .
– Vaselina blanca.
– Gasas esterilizadas.
– Vendas limpias de al menos 3 tamaños.
– Tijeras limpias, no oxidadas.
– Jeringas desechables.
– Termómetro.
– Curitas.
– Aspirinas y paracetamol.
– Antidiarreicos.
– Antivómitos.
– Algún antihistamínico para casos de intoxicación.
– Loción de calamina.
– Jabón neutro.
– Lámpara de pilas y pilas nuevas.
En caso de no contar con un botiquín cuando se presente una emergencia, se pueden utilizar reglas o lápices, medias, corbatas, sábanas o pañuelos limpios.