Existen algunos ejercicios caseros muy comunes para combatir la eyaculación precoz, aquí tenemos un pequeño resumen de dos de estos dichos ejercicios. Es imprescindible saber de que se tratan de ejercicios para personas que su eyaculaciones precoces no se deban por problemas fisicos en el aparato reproductor masculino ni similares.


Ejercicio 1: consiste básicamente en realizar una masturbación por cuenta propia o por la pareja, en la que al momento que el individuo sienta la necesidad de eyacular, parar durante unos 30-60 s o lo que sea necesario, y continuar con el ejercicio hasta que se sienta un pequeño control sobre la marcha. Practicarlo durante 15 minutos cada día son suficientes.
Ejercicio 2: este, aunque más sencillo puede ser igual de efectivo. Simplemente es “parar, continuar, parar, continuar” a la hora de orinar, eso si, se debe tener mucho en cuenta de que el paro no debe de ser superior a un segundo por que se fuerza a la vejiga a una fuerza no deseada lo que puede provocar dolores postejercitados. Con este ejercicio lo que hacemos es tener un control sobre la propia voluntad.
Recuerda que si aparecen dolores sospechosos (más que nada en la vejiga, genitales o escroto) parar cualquiera de estos ejercicios. Si continúan los dolores visite al médico.