Si usted es delgado o delgada, quizás sea una de esas personas con suerte que no tienen que incluir el ejercicio en sus planes. Sin embargo, las personas delgadas que no hacen ejercicio corren el mismo riesgo que los obesos de padecer enfermedades cardiovasculares.
Lo anterior, es la conclusión de una investigación llevada a cabo en la Universidad de Brunel, en Londres, que encontró los mismos niveles de colesterol en los delgados y los obesos que no se ejercitan.


Descubrieron que los que hacían ejercicio tenían niveles óptimos de colesterol LDL (siglas de la lipoproteína de baja densidad), pero los niveles de los delgados y obesos que no se ejercitaban eran similares o más elevados.
Así, los beneficios del ejercicio no son solamente para bajar de peso o mantener un peso normal, sino es muy importante para mantener bajos los niveles de colesterol, dijo a la BBC el doctor Roberto Peidro, Jefe de Prevención y Rehabilitación Cardiovascular de la Fundación Favaloro, en Argentina.
“Incluso se ha demostrado que una persona obesa que hace ejercicio tenía una mejor evolución en cuanto a la presión arterial del colesterol que los flacos que no hacían ejercicio”, agregó el especialista.
El estudio, publicado en la Revista Internacional de Obesidad, recomienda correr o andar en bicicleta tres o más veces a la semana.
Además del ejercicio, es fundamental la dieta que consume la gente para tener un corazón sano. Se sabe que las dietas bajas en grasa pueden mantener bajos los niveles de colesterol y viceversa.
Otro factor de riesgo, es el tabaquismo, el principal factor que hace que una arteria se tape: ayuda al colesterol a que se “adhiera” a la arteria y la tape causando una obstrucción.