Unas 100.000 vidas podrían salvarse cada año si se administrara un fármaco ampliamente disponible a pacientes gravemente heridos que sufren hemorragias.
Ésta es la conclusión de un informe global sobre el medicamento, llamado ácido tranexámico (TXA), que ayuda a que la sangre se coagule y que podría reducir en un 15% el riesgo de morir por hemorragia.
Los países en desarrollo serían los más beneficiados con el uso de este tratamiento, afirman los científicos de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.


La investigación, llevada a cabo con 20.000 pacientes, aparece publicada en la revista The Lancet.
Cada año, afirman los científicos, unas 600.000 personas lesionadas o accidentadas mueren a causa de hemorragias en el mundo.
Esta cifra es el 10% de los seis millones de personas que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) mueren al año en el mundo a causa de heridas.
La mayoría de estas muertes ocurren en países en desarrollo, donde los fallecimientos por accidentes de tráfico y homicidio han estado aumentando gradualmente.
Casi la mitad de estas muertes se deben a hemorragias.
Aunque estudios previos más pequeños habían demostrado que el TXA reduce el sangrado en pacientes sometidos a cirugía mayor, ésta es la primera investigación que comprueba su efecto en pacientes heridos que sufren hemorragia grave.
Via: BBC