Los ácidos grasos Omega-3, contenidos en ciertos pescados y legumbres, poseen propiedades preventivas contra enfermedades cardiovasculares, pero no tienen las mismas virtudes como anticancerígenos, de acuerdo con un estudio del Journal of the American Medical Association (JAMA), señala Efe.


“Los ácidos Omega-3 mostraron efectos benéficos para la salud, particularmente para la reducción de la frecuencia de enfermedades cardiovasculares”, indicó en un comunicado Catherine MacLean, autora del reporte del JAMA.
“Sin embargo, concluimos que estas grasas no previenen el cáncer”, agregó.
Catherine Maclean explicó que algunos estudios habían indicado que con el consumo de Omega-3 había una reducción en el riesgo de padecer cáncer. “Esto no significa que los ácidos grasos omega-3 carecen de beneficios, sino que la prevención del cáncer no es uno de ellos”, dijo McLean.
Pero, insistió, “encontramos muchos más estudios que no muestran ninguna disminución del riesgo de cáncer y algunos incluso indican un posible incremento del riesgo” de contraer cáncer.
“Concluimos entonces que no hay ninguna relación de causa-efecto entre los ácidos grasos Omega-3 y una reducción en la frecuencia de todos los tipos de cáncer”, apuntó.
Sin embargo, este examen de los estudios probablemente no sea la última palabra sobre el tema. Se sabe que la dieta cumple una función en el cáncer, y los investigadores evaluaron estudios, que en general brindan indicios en lugar de pruebas sólidas.
Los ácidos Omega-3 se encuentran en cantidad importante en pescados como el salmón, en los granos de lino y en algunos aceites vegetales.
La Asociación Cardiológica de Estados Unidos recomienda comer pescado dos veces por semana para ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas. Algunos estudios indican que el aceite de pescado puede mejorar el funcionamiento del corazón y los vasos sanguíneos, y reducir los niveles de las grasas de la sangre.
via