Entre las personas que inician una dieta, el número de los que cuentan las calorías para adelgazar es dos veces mayor que el de los que hacen ejercicio para bajar de peso, indica un sondeo en el Reino Unido.
El conteo de calorías es más popular entre las mujeres: la mitad opta por controlar los alimentos que consume, comparado con una tercera parte de hombres.


Mas de 59% de las 2.000 personas encuestadas por la empresa GlaxoSmithKline Nutritional Healthcare entendía que el ejercicio representa la contribución más grande a la salud personal.
Una mayor oferta en los alimentos bajos en calorías significa que más personas renuncian el ejercicio en favor de consumir menos, aseguran los nutricionistas.
John Brewer, científico de GSK Sports dice que, “la tendencia de personas que cambian el gimnasio por una comida baja en calorías es muy preocupante”.
“Consumir menos calorías no es un substituto del ejercicio. Nosotros no podemos darnos el lujo de convertirnos en una nación de contadores de calorías sedentarios. Los beneficios de llevar una vida activa son enormes”, advirtió.
Graham Neale, de GSK Nutritional Healthcare dijo que los fabricantes de alimentos dietéticos tenían una responsabilidad con los consumidores.
“Con los fabricantes de alimento y bebidas expandiendo su gama de productos de ´dieta´, nosotros necesitamos un esfuerzo concertado para alentar a los consumidores a enfocarse tanto en ‘energía hacia afuera’ como en ‘energía hacia adentro’, dijo. BBC