Tomar vitaminas durante el embarazo puede aumentar el riesgo de preeclampsia, complicación del embarazo caracterizada por una tensión sanguínea alta e hinchazón en las piernas, según un estudio publicado hoy en versión electrónica de la revista The Lancet.


Hasta el momento se había pensado que las vitaminas provocaban el efecto contrario, sin embargo, el estudio de la organización británica de beneficencia infantil, Tommy’s, recomienda a las futuras mamás evitar la ingesta de grandes dosis de vitamina C y E.
La investigación también advierte de que el consumo de estos suplementos puede hacer que el bebé nazca con poco peso.
Para efectuar el estudio, los autores administraron vitaminas y un placebo a alrededor de 2.400 embarazadas con tensión alta, problemas de riñón y de coagulación, y diabetes.
El equipo científico descubrió que la preeclampsia aparecía una semana antes en aquellas mujeres que había ingerido los suplementos vitamínicos.
Además, averiguó que estas mujeres tenían un 15% más de posibilidades de dar a luz a bebés con bajo peso.
La directora de la investigación Lucilla Poston señaló que estos hallazgos “demuestran que tomar dosis elevadas de vitamina C y E no sirve para prevenir la preeclampsia en los grupo de mayor riesgo”.
“Es importante añadir que aunque los bebés (de las mujeres que tomaron vitaminas) nacieron con menos peso, el efecto en su salud a largo plazo es insignificante”, siguió la directora.
Cerca de 25,000 mujeres británicas sufren preeclampsia, un mal que provoca la muerte de 10 embarazadas al año. EFE