* Elimine los alimentos irritantes. Los siguientes alimentos son irritantes de la mucosa gástrica, y es mejor evitarlos: café, condimentos fuertes (pimienta, chile, salsas para condimentar), alcohol, alimentos cítricos (jugo de naranja, limón, piña, fresas). También debe evitar los alimentos que usted siente que le producen malestar.
* Elimine las bebidas gaseosas.
* Haga varias comidas pequeñas durante el día. Ingiera cantidades moderadas para no aumentar mucho el tamaño del estómago. Es muy importante que no se salte ninguna comida y que respete el horario de comidas.


* No consuma alimentos muy grasosos. Trate de no consumir alimentos muy grasosos (mantequilla, queso crema, queso amarillo, natilla, embutidos (salchichas, chorizo), frituras, comida “chatarra”, comidas rápidas), pues retardan el proceso de vaciamiento gástrico y aumentan la secreción de ácido en el estómago, causando dolor.
* Aumente el consumo de fibra en su dieta.
a. Cereales integrales: arroz, pan, cereales de desayuno y pastas integrales; germen de trigo, avena integral, galletas integrales (sodas, macrobióticas)
b. Leguminosas: frijoles negros, garbanzos, frijoles de soya, lentejas, etc.
c. Frutas, preferiblemente consumirlas con cáscara: (excepto cítricos) manzanas, duraznos, banano, sandía, melón, papaya, nectarinas, ciruelas
d. Verduras crudas y cocidas: ensaladas con lechuga, repollo, pepino, zanahoria; brócoli, ayote, zucchini, etc.
– Trate de incluir como mínimo una fuente de fibra por tiempo de comida.
* Tome suficiente agua (al menos 8 vasos al día).
* Controle el estrés. Este aumenta la secreción ácida del estómago y se irrita la mucosa, lo que puede producir dolor y espasmos en el estómago.